¿CÓMO REDACTAR CORRECTAMENTE TU CURRICULUM?

Antes de comenzar a elaborar tu curriculum deberás tomar en cuenta que la información que coloques sea:

• Veraz: No mientas, te eliminará del proceso de selección en cuanto esa mentira aflore.

• Breve: Sé conciso. El currículum completo ha de constar de 1 o 2 páginas como máximo. Guárdate los detalles y explicaciones para la entrevista.

• Comprensible Es preciso restringir al máximo el uso de las siglas, no utilizar los puntos suspensivos ni la palabra etcétera.

• Sin faltas ortográficas o mecanográficas. Un currículum con faltas te vende muy mal, repásalo varias veces y pide a alguien que lo lea atentamente antes de enviarlo.

Tan importante es la redacción como la presentación:

• Estructurado: Debe estar Estructura la información de forma lógica con el objetivo de facilitar su localización. No utilices tipos de letra ni colores excesivamente llamativos. Es conveniente escoger un tipo de letra (fuente) que facilite la lectura del texto. Los más recomendables son: Times New Roman, Arial o Verdana. Tamaño de letra 12, puedes reducirlo hasta 10 para conseguir que encaje en una página. Los títulos de los diferentes apartados suelen distinguirse del resto del documento utilizando un tamaño de letra uno o dos puntos superior, o bien mediante la letra negrita o en mayúsculas.

• Márgenes: el estándar de un procesador de texto como Word es 2,5cm para el superior e inferior, y 3cm para el izquierdo y derecho. Puedes reducirlos algo para que encaje en una página.

• Imprime, no fotocopies: Envía un currículum original (impreso), nunca una fotocopia. Impresión en papel blanco de calidad. Si puedes, utiliza una impresora láser.

• ¿Firma? No lo firmes. La firma va en la carta de presentación

Información que debe contener:

Tu currículum vitae debería recoger la información siguiente.

• Tus datos personales y de contacto: Nombres y apellidos, edad, Dirección completa, Teléfono(s) (Donde siempre se encuentre alguien que pueda responder y transmitir un mensaje), Email. Asegúrate de que puedan localizarte con facilidad y durante las horas de oficina.

• Tu objetivo profesional: Con una pequeña frase puedes demostrar que tienes claro tu objetivo profesional y que lo has reflexionado. Intenta que tu objetivo coincida con el puesto solicitado. Otra opción es incorporar un resumen de tus puntos fuertes, conocimientos, habilidades e intereses profesionales. ¡Sé breve, claro y concreto!

• Tu formación académica: Consta de la formación esencial y relevante para el puesto de trabajo al que aspiras y la formación complementaria que sea pertinente. Cada entrada ha de constar la siguiente información, en orden cronológico empezando por lo más reciente:
          - Fecha inicial y final, institución formadora y lugar
          - Estudios realizados: Normalmente, si posees estudios superiores, se omiten los datos relativos a niveles de formación inferiores excepto en caso de que resulten significativos para destacar algún aspecto concreto.Sobre todo en la primera etapa de la carrera profesional puede resultar conveniente una información más exhaustiva (como, por ejemplo, el hecho de mencionar que has cursado unos estudios en el extranjero para resaltar el dominio de un idioma).

• Tu experiencia profesional: Este apartado constituye la parte esencial del currículum vitae y es el que más valoran las empresas. Dedícale el tiempo que se merece. Debes incluir por cada experiencia:
          1. Fecha inicial y final
          2. Nombre de la empresa y lugar
          3. El cargo ejercido
          4. Nombre de Jefe Inmediato, en caso de que ya no sea el mismo jefe se coloca el nombre del gte de RRHH.

Uno de los temores de los recién titulados es que su currículum tenga poco contenido. En caso de no poseer experiencia profesional, incluye las prácticas que hayas realizado durante tus estudios o las actividades de voluntariado que hayas podido desarrollar. Sin embargo, la persona que lea tu currículum sabe muy bien que acabas de finalizar tu carrera, por lo que no espera una larga trayectoria. Lo importante es hasta dónde puedes llegar en el futuro. Por eso, no vale la pena inflarlo con información que no aporte valor añadido a tu solicitud.

Lenguas extranjeras que conozcas.
• No escribas tu lengua materna a menos que residas en un país extranjero en el que se hablen otros idiomas.
• Ordena los idiomas de mayor a menor valor para el puesto al que optas y/o dominio que tengas.
• Especifica tu nivel para cada idioma: idioma materno, bilingüe, avanzado, medio, básico.
• Si tienes títulos que acreditan tu nivel del idioma, indícalo. Si tienes varios títulos para el mismo idioma, escribe únicamente el más alto.
• Si realizaste alguna estancia o curso en el extranjero, menciónalo, especificando el centro, localidad y fechas correspondientes.

Tus conocimientos de informática
• Se enumeran los programas que se conocen acompañados del nivel que se posee: usuario (el más básico), profesional (se utiliza el ordenador como herramienta de trabajo). Puedes poner uno detrás de otro los programas que sabes usar. Si manejas varios procesadores de texto, hojas de cálculo, etc, puedes agruparlos en epígrafes.

Otros datos de interés
• Congresos, seminarios y cursos a los que has asistido. Elige sólo los más relevantes.
• Clases particulares que hayas dado.
• Disponibilidad para viajar, cambiar de residencia...

Está claro que no vas a contarlo todo en tu currículum vitae, por lo que hablarás únicamente de lo que interesa al lector a quien va dirigido y procurarás incluir información que te ayude a diferenciarte de otros candidatos que optan por el mismo puesto. Recuerda:
• Investiga qué es lo que buscan en esa oferta de trabajo.
• Cuáles son las palabras claves del anuncio, palabras que intentarás reproducir en tu currículum.
• Adapta tu currículum a cada puesto al que optas, intenta aproximar tu experiencia a lo que necesita esa empresa.

Si te llaman para mantener una entrevista personal es porque tu currículum vitae resulta interesante para el puesto. La empresa desea contrastar y completar los datos de tu currículum que ya es apto para ese puesto de trabajo.

¿Y si no te contactan, significa que debes perder toda esperanza? En la mayoría de los casos, no. Lo normal es que los departamentos de Recursos Humanos inserten tu currículum en una base de datos que pueden usar en el futuro. Mañana se puede abrir una posición para la cual encajas perfectamente.